Patricia Freuler de Ortiz, socia de IWF Argentina fue premiada en la categoría "Mujeres al mundo" del Premio HSBC-LA NACION

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) son el motor de la economía. No solo representan casi el 80% de la fuerza laboral en la Argentina, sino que, además, aportan más del 44% del producto bruto interno (PBI). Desde empresas con tradición de familiares hasta organizaciones con un management innovador, desde las que recién empiezan hasta las que tienen un siglo de trayectoria, cada una de las pymes construye el futuro de la Argentina a través de sus propuestas y de su trabajo cotidiano.

Por todo ello, el martes 9 de agosto se entregaron los reconocimientos de la quinta edición del Premio a la Pequeña y Mediana Empresa, organizado por LA NACION y HSBC. Bajo el lema “Historias que inspiran, motores del futuro”, en el encuentro se galardonó a las pymes en cinco categorías: Conectividad global, Trayectoria, Innovación, Mujeres al mundo y Sustentabilidad.

Participaron de la convocatoria cerca de 300 empresas y el jurado estuvo integrado por Patricia Bindi, directora de Banca Empresas de HSBC Argentina; José Del Rio, director de Contenidos de LA NACION; Silvia Torres Carbonell, directora del Centro de Entrepreneurship del IAE; Cecilia Giordano, presidente & CEO de Mercer Argentina, Uruguay y Paraguay, y María Julia Bearzi, directora ejecutiva de Endeavor Argentina.
La primera categoría que se premió fue la de Conectividad global, con la cual se reconoció a las firmas que logran trascender fronteras pese a las trabas para importar y a un tipo de cambio que luce cada vez más atrasado para los exportadores. Las tres finalistas fueron Bisignano, Condor Technologies y Mutech Microsystems. Resultó ganadora la santafecina Bisignano, empresa que pertenece al rubro de la fabricación de máquinas envasadoras de productos alimenticios.

El segundo reconocimiento fue en la categoría Trayectoria, dirigida a empresas con más de 50 años de historia en el país, que lograron sobrellevar los vaivenes de la Argentina y mantener su actividad. En este caso fueron finalistas las pymes Basso, José Huespe e hijos y ZMA IT Solutions. Resultó ganadora Basso, que nació en el año 1963, cuando empezó con la fabricación de válvulas para motores a explosión. Hoy cuenta con 600 empleados que trabajan en la planta de la localidad de Rafaela, provincia de Santa Fe. La empresa es proveedora de grandes marcas y tiene una unidad de negocios para alta competición.

En el encuentro también se reconoció a las mujeres que se destacan en los negocios y logran generar grandes cambios con sus ideas. En la categoría Mujeres al mundo llegaron a la final el liderazgo femenino de las pymes Delyar, Fincas Patagónicas y Mercap Sofware. El galardón fue para Patricia Freuler de Ortiz, CEO de Fincas Patagónicas, quien también preside la cámara empresaria Bodegas de Argentina.
Médica de profesión,  Patricia tuvo la ambición de introducirse en la industria y hoy tiene nueve fincas y tres bodegas, exporta parte de la producción y creó una pata hotelera. CEO de Fincas Patagónicas, y presidenta de la cámara empresaria Bodegas de Argentina. “Soy la única mujer en el directorio, pero se animaron a elegirme porque entendieron la riqueza que genera la mirada femenina que es más integradora."


Los proyectos que revolucionan a las diferentes industrias fueron premiadas mediante la categoría Innovación. Llegaron a la final Hytech Ingeniería, I+Diot Lab y 10Pines, que fue la que se llevó el primer puesto. Se trata de una pyme que desarrolla software a medida y que se organiza de una forma horizontal, sin personal jerarquizado.

Por último, en la categoría Sustentabilidad se destacó a las pymes que no solo tienen el foco puesto en la rentabilidad económica, sino también en cuidar el ambiente. Las finalistas fueron Bodega Montlaiz, Buplasa y Faen. La firma reconocida fue Faen, que se llevó el Premio de Oro. Nació como una empresa familiar en 2005, dedicada a fabricar envases plásticos para las industrias de la pintura y alimenticia y para el agro y la construcción.