Ciclo de conversatorios 2021: "Superación de la adversidad"


En nuestro encuentro del Ciclo de Conversatorios 2021, mantuvimos un diálogo con Irene Villa, para escuchar de su experiencia y oír lo que es vivir después de sufrir un ataque terrorista. Irene es psicóloga, periodista, deportista consagrada con múltiples medallas de oro recibiendo su primera a manos de Lady Di, autora de varios libros, presidenta de la fundación que lleva su nombre la cual apoya a personas con alguna discapacidad o riesgo de exclusión social y madre de tres hijos.


El 17 de octubre de 1991, hace exactamente 30 años, cuando Irene tenía 12 años y se prestaba para ir al colegio con su madre, por una bomba colocada por la organización terrorista ETA estalló el auto en el que viajaban. Irene perdió ambas piernas y tres dedos de su mano y su madre quedó sin un brazo y sin una de sus piernas.


A lo largo de la entrevista Irene nos fue contando sus vivencias, cómo fue ese momento para ella y su familia y cómo de a poco, fue logrando avanzar hasta finalmente caminar por su propia cuenta.


Su madre, cuando estaba Irene en el hospital le dijo: “Ahora tenés dos caminos por delante, o convertirte en una víctima y lamentar por el resto de tu vida lo que pasó o hacer de cuenta que naciste sin piernas y empezar de nuevo”. Gracias a estas palabras de su madre, se dió cuenta que tenía que seguir adelante: “No son las circunstancias las que marcan tu vida sino cómo afrontas eso y qué piensas sobre esas circunstancias”.


Con siete meses de hospitalización, Irene nos explica cómo aprendió a no poner atención en que no tenía piernas, y centrar toda su energía en las oportunidades, las posibilidades que se le presentaban y su propia esperanza. En el año 1991, convencida de seguir adelante, se dedicó a sus estudios. Pasó el instituto, la universidad, y gracias a ésta descubrió el handbike, el esquí, la vela, y muchos otros deportes los cuales empezó a entrenar en el 2005 cuando ya había terminado sus tres carreras. Logró ser parte del primer equipo de esquí adaptado en el mundo, viajando por toda Europa para competir. 

Agradecemos enormemente a Irene Villa, quién nos contó con toda honestidad sobre el gran camino en su vida, demostrando el gran símbolo que es hoy en día para todas aquellas personas que están pasando una situación límite en sus vidas.