Un panel debatió el rol de las mujeres en la crisis de representación política

Cuál es la dimensión del rol cada vez más protagónico que ejercen las mujeres en medio de la crisis de la representación política que golpea a la democracia en todo el mundo y por qué las dirigentes pueden sortear las trampas de la polarización extrema fueron nada más que dos de las preguntas relevantes que sobrevolaron en el webinar de este martes del Foro Internacional de Mujeres (IWF, por sus siglas en inglés), que contó con la participación de intelectuales y activistas de todo el continente.
En el encuentro virtual, que se extendió durante 90 minutos, Graciela Römer fue la encargada de romper el hielo. La prestigiosa socióloga y consultora planteó los desafíos de un sistema representativo cada vez más en crisis y que aumentó con la retracción económica global después de la pandemia y la invasión rusa en Ucrania. Römer preguntó al centenar de asistentes que siguieron el debate cuál podía ser el aporte particular de las mujeres en ese escenario. Empatía y resilencia fueron dos atributos que se repitieron, entre las respuestas de los y las participantes del capítulo argentino del IWF, que tiene a la Editora Jefa de Redacción de Clarín, Silvia Fesquet, como presidenta. 

El dos veces presidente del Uruguay Julio María Sanguinetti describió los múltiples desasosiegos que atraviesan a la ciudadanía y que profundizaron las crisis de las democracias representativas; desde la revolución tecnológica a las redes sociales. “Hoy tenemos un trabajador desasosegado. Hoy todos los empleos están en amenaza. La constante renovación tecnológica va generando esa precariedad del trabajo, de los empleos, todos están amenazados. Se vincula también el fenómeno de las redes que ha generado una crisis de la representación política. El ciudadano siente que se representa a sí mismo, a través de Twitter, Facebook, Instagram. Se aleja de las instituciones que la representaban. Alguien escribe en Facebook y cree que es parte del debate, cuando solo es la ilusión un coro de desafinado con opiniones que son de a uno y no son activas de un verdadero diálogo democrático”, señaló el ex mandatario uruguayo.

Periodista, escritor y político, el dos veces presidente subrayó la importancia de poder dialogar con los adversarios políticos y puso como ejemplo la evolución de su relación con José “Pepe” Mujica. Sanguinetti describió también las conquistas políticas recientes por parte de las mujeres, que fueron “subvaloradas” por todas las religiones monoteístas. En particular, Sanguinetti ponderó la incorporación masiva de mujeres a los distintos poderes del Estado. “En Uruguay, el 60 por ciento del Poder Judicial son mujeres y creo que va a ser siempre mayoritariamente femenino”, pronosticó el histórico dirigente del partido colorado.

La diplomática, escritora y exembajadora mexicana Roberta Lajous Vargas habló sobre tres temas trascendentales de la actualidad política internacional que involucran a las mujeres: las protestas en Irán, las elecciones legislativas en los Estados Unidos y ley de paridad en México.
 
“No puedo pensar en otro capítulo de la historia en el que un movimiento revolucionario haya sido encabezado por mujeres. Las mujeres se la están jugando contra un régimen patriarcal, teocrático de una religión que es la que mayormente ha marginado a las mujeres. Se empieza a hablar de que puede desembocar en un cambio de gobierno”, señaló la experta en temas internacionales, que añadió que no es casual que exista una alianza entre Irán y Rusia, “los dos países más machistas del mundo”.

Lajous, que se encontraba en Estados Unidos, se refirió a las elecciones legislativas que resultarán claves para la administración de Joe Biden. La ex embajadora reflexionó sobre el cambio radical que significó el dictamen de la Corte Suprema estadounidense que dejó de garantizar el aborto como un derecho constitucional. “El derecho de decidir es una llamada de atención muy seria al estado de la democracia en Estados Unidos. Tiene razón Biden cuando dice que está en juego la salud de la democracia en EE.UU. y que un síntoma de ello son las restricciones al voto”, opinó.

Posteriormente el periodista de la CNN José Manuel Rodríguez, que ofició como moderador, también enfatizó la belicosidad contra mujeres políticas estadounidenses como la vicepresidenta Kamala Harris o la ex candidata presidencial Hillary Clinton por parte de lo sectores más reaccionarios. Lajous, por último, señaló las mejoras en México gracias a la denominada ley “paridad en todo”, que permitió avances significativos para eliminar la brecha de género en política.

“Hubo un avance sustantivo (…) Conforme se van eligiendo nuevos miembros a toda la gama de instituciones y en los 3 poderes y en los 3 niveles de gobierno, vamos a lograr la paridad. Me siento muy orgullosa como mexicana”, señaló sobre la reforma constitucional que obliga a, entre otros requisitos, gabinetes paritarios para el gobierno federal, estadual y municipal.

La senadora uruguaya del Frente Amplio Sandra Lazo enfatizó la condición de las mujeres para reclamar por desigualdades que atraviesan a toda la sociedad. “Las mujeres hemos sido implacables en la defensa de nuestros derechos, pero en general en la defensa de los derechos humanos. Nos ha permitido incluir los temas de género transversalizando todas las agendas”, dijo.

Lazo añadió que las dificultades y desigualdades que enfrentan las mujeres que viven en la ruralidad son mayores a las que enfrentan quienes viven en la ciudad e insistió en que la pandemia profundizó ese cuadro. Por otro, lado valoró los aportes de la región en el marco normativo internacional y realizó un resumen del avance de las mujeres en la política uruguaya, que todavía tiene escasa representación en el plano parlamentario.

La empresaria María Fernanda Garza, primera presidenta en la historia de la Cámara de Comercio Internacional de México, participó con un video grabado en el que expuso el valor que suponen las mujeres para la democracia. “Las mujeres pueden fortalecer las democracias. Por naturaleza la mujer es capaz de generar consensos. Las mujeres tienen un estilo de liderazgo más cooperativo y menos beligerante que los hombres”, sentenció antes del resumen de la intensa jornada, que quedó a cargo de Römer y Fesquet.